Fueron un tándem único y con un futuro lleno de buenos presagios. Sin embargo, una mala caída un día de junio de 1970 en la Isla de Man puso fin a un sueño, aquel que compartieron la marca Ossa, el piloto Santiago Herrero y en el que tuvo un papel imprescindible el ingeniero Eduardo Giró.

Santiago Herrero piloto en AutoRetro BarcelonaAutoRetro 2018 ofrece a todos los aficionados al motor clásico una oportunidad casi única: ver y conocer los detalles de la Ossa 250 cc de 1968 -original y única- que creó Eduardo Giró y con la que Santiago Herrero construyó su propia leyenda.

La Ossa 250 cc con chasis monocasco realizado en chapa de magnesio, fue en su momento una auténtica obra de arte ideada en su conjunto por el propio Giró, y cuyas piezas, en su mayor parte, fueron construidas también por el joven ingeniero español.

A la promesa del motociclismo español a nivel mundial en la época, Santiago Herrero, le correspondió la tarea de lograr el rendimiento en circuito de esta impresionante motocicleta. A sus dotes como piloto se sumó sus conocimientos en mecánica y con Ossa ganó su primer campeonato de España en 250 cc en 1967 y al año siguiente (1968) renovó título ya con la monocasco, y se clasifico séptimo en el mundial.

En 1969 la gloria del mundial era su objetivo. Los éxitos alcanzados en las pruebas disputadas en 1968 fueron determinantes para que Ossa decidiera involucrarse de lleno en el Mundial del 69 con el objetivo de ganar el título. Herrero arrancó en el calendario mundialista con una victoria en el Jarama y siguieron éxitos en Francia y Bélgica y pódiums en TT, Holanda y Alemania, una maltrecha muñeca puso fin a una brillante temporada encarrilada a lo más alto del cajón. En Yugoslavia se esfumaron todas las posibilidades de hacer el sueño realidad y Herrero terminó el mundial en tercer puesto.

La decepción no frenó las ansias de triunfo de Ossa y Herrero. En 1970 mantuvieron la misma mecánica que tan buen resultado había dado en las dos temporadas previas. La Ossa 250 monocilíndrica y el piloto tenían el mismo reto: ganar el mundial. Y en la tercera prueba del calendario ya eran líderes del campeonato.

La cuarta cita era el Tourist Trophy y para Santi esta era la carrera más importante del mundo. Dicen las crónicas de la época que Herrero corrió con todas sus fuerzas, pero en la milla trece, y cuando iba tercero en la última vuelta de 250cc, la Ossa derrapó. Las múltiples lesiones generadas en la caída provocaron el fallecimiento, dos días después, del insigne piloto. Era el 10 de junio del 1970.

Moto Santi Herrero (Ossa 250cc monocasco) en AutoRetro Barcelona

La fantástica 250 monocasco monocilíndrica de válvula rotativa, que veremos en AutoRetro, no volvió a los circuitos. La moto pertenece en la actualidad a Jaime Alguersuari, expiloto de motociclismo, periodista gráfico, editor y promotor de eventos.

Con Algersuari tendremos la oportunidad de recordar a Santi Herrero en la charla coloquio que mantendremos con él en la tarde del viernes (18,00h) en el escenario ERMEvents de AutoRetro. Posiblemente contemos, también, con las aportaciones del ingeniero Eduardo Giró.

 

Pin It on Pinterest

Shares
Malcare WordPress Security