Pedro Serra (1926-2017) ha sido considerado el mejor carrocero español de todos los tiempos y es el creador de una ingente colección de vehículos diseñados y moldeados con gran rigurosidad y perfección.  Su dilatada trayectoria profesional se extiende desde medidos de los cincuenta hasta finales de los setenta, pero Serra ya era carrocero mucho antes, no en vano su padre lo era de coches de caballos, y lo siguió siendo muchos años después, porque lo suyo no fue estrictamente una profesión, sino una pasión.

Pegaso Z102 Serra

El sello personal de Serra, aquel joven que en la postguerra alimentaba un sueño creador admirando los automóviles que salían en las películas, se acuñó en modelos de firmas como Pegaso, Rolls Royce, Biscuter, Renault, Citroën, Dodge, Ford y BMW, pero, sobre todo, en SEAT.

Dicen los que le han conocido y estudiado que era un creador arriesgado y original, que trabajaba directamente sobre la chapa y que era poco amigo de realizar diseños y bocetos; en definitiva, era un hombre de acción.

Hoy el legado Pedro Serra permanece vivo en colecciones privadas y museos automovilísticos y del 16 al 19 noviembre podremos admirar una decena de sus creaciones en el Salón Internacional del Vehículo Clásico de Barcelona.

AutoRetro le rendirá un homenaje público, en la tarde del sábado, día 18, en el marco de una exposición monográfica dedicada a su persona y su obra, con automóviles representativos de todas sus etapas, objetos personales cedidos por su familia, y fotografías.

Entre las propuestas automovilísticas presentes en la exposición dedicada al maestro Serra podremos admirar uno de los siete Pegaso Z102 Cabrio que carrozó por encargo del ingeniero Wifredo Ricart, consejero delegado de ENASA, y que supuso su reconocimiento internacional. Veremos hasta tres SEAT 1400, uno de ellos en proceso de prerestauración, fruto de la estrecha y fructífera colaboración que el carrocero desarrolló con la firma de Martorell; y una selección de creativas propuestas como un Renault 4/4 cabrio; un Citroën Dyane Coupé, un MG Crazy y un Biscuter Pegasín.

Los Dodge Boulevard en su estado actual (©Cari Sánchez)

Es difícil otorgar un papel protagonista a un modelo o vehículo cuando se habla de la producción de Pedro Serra, pero nosotros nos hemos reservado dos estrellas para el final porque constituyen dos de las grandes realizaciones del maestro carrocero. Hablamos de un modelo de automóvil, el Dodge 3700 GT Boulevard, del que se fabricaron 18 unidades, y hablamos de dos rarezas de la gama: el prototipo presentado en el Salón del Automóvil de Barcelona de 1972 y del Boulevard MM30 presentado en 1973 en el mismo evento automovilístico catalán.

Ambos vehículos llegan a AutoRetro en un muy diferente estado de conservación. El prototipo que ha sido recientemente redescubierto en el Alt Emporda (Girona) desembarca en Barcelona en estado de abandono, con un exterior muy deteriorado tras pasar cerca de 30 años sin uso y a la intemperie; por su parte, el MM30 luce unos espléndidos 44 años. El prototipo perteneció hasta hace escaso tiempo a la familia de su primer propietario Antolín Fernández y el MM30 todavía hoy se guarda y venera en el garaje de su primer propietario, Florencio Sánchez, quien lo compró el primer día del Salón de Barcelona de 1973.

Se vea por donde se vea el Boulevard es un vehículo singular. Realizado en fibra de vidrio y ensamblado en silicona, defiende estilísticamente el concepto Muscle Cars americano y encierra en sus acabados interiores un gusto muy italiano; técnicamente, por las modificaciones abordadas, este modelo posicionaba a Serra también como constructor de vehículos.

¡Pasen, vean y disfrútenlo!!!!

 

SEAT 1400 Serra

Foto portada: Colección Cari Sánchez

Pin It on Pinterest

Shares